DTOP ignora decenas de carreteras deterioradas en la región sur

Abriendo Caminos… Para algunos.

En una vistosa conferencia de Prensa en Ponce, con la participación del Gobernador, la Alcaldesa y varios legisladores, el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) anunció el pasado mes de agosto que rehabilitaría 21 carreteras estatales en la zona sur como parte del programa Abriendo Caminos.

No obstante, al cumplirse el punto medio de los 180 días que supuestamente tomaría completar las obras, la mayoría no ha comenzado y varios alcaldes de la región aseguran que sus municipios, pese a sus reclamos constantes, han sido excluidos de las mejoras.

Con una inversión global de $652 millones de fondos federales, Abriendo Caminos busca realizar proyectos de reparación y mantenimiento a carreteras deterioradas en la Isla. La primera etapa de impacto en la zona metropolitana fue presentado en julio pasado. Mejoras a la autopista PR-52 y a las carreteras en el sur fueron anunciadas en agosto.

El proyecto, empero, ha provocado denuncias de discrimen de varios alcaldes, quienes destacan que 30 de los 33 municipios beneficiados hasta ahora como parte del programa tienen alcaldes del Partido Nuevo Progresista.

Entre los que han levantado críticas está el alcalde de Juana Díaz, Ramón Hernández Torres, quien denunció que el retraso en iniciar las obras en el sur se debe a que los proyectos fueron anunciados sin que el DTOP tuviera un Permiso General Consolidado de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), proceso que hasta hace dos semanas aún no se había completado.

Sin embargo, el alcalde juanadino informó que solo uno de sobre una decena de proyectos de mejoras a carreteras estatales que necesita su municipio fue incluido en la lista de proyectos de Abriendo Caminos.

Aún así, dicho proyecto solo contempla rehabilitar solo el 40 por ciento de la carretera PR-510, del kilómetro 2.2 al 3.2.

Entre las vías que están en pésimas condiciones en Juana Díaz, el Alcalde señaló la PR-1, PR-5551, PR-510, PR-551 y PR-552, entre otros.

“Todas las carreteras estatales en Juana Díaz están en pésimas condiciones, unas más que otras, pero todas han sido descuidadas por el DTOP”, declaró. “Hemos mitigado con fondos municipales, gastando cerca de $200 mil en asfaltar algunas carreteras estatales, pero no damos abasto”.

“La carretera PR-1, desde Santa Isabel hacia Mercedita, está en muy malas condiciones. La PR-510 desde la intersección de la PR-149 hacia la PR-1, que cubre el barrio Sabana Llana y La Plena hasta llegar hasta La Cuarta, está intransitable. La PR-551 de Naranjo y la PR-552 en el área de Guayabal también están en pésimas condiciones”, continuó.

“El Secretario tiene $900 millones y ha realizado como 20 conferencias de prensa, sin embargo la cantidad de proyectos adjudicados en subastas son mínimos. Hay que atender inmediatamente las carreteras en los 78 municipios”, añadió.

Hernández Torres criticó, además, la contratación de empresas de la zona metropolitana para realizar la mayoría de los trabajos de mejoras y repavimentación, habiendo al menos cinco empresas sureñas con capacidad para realizar los trabajos.

“Se quiere controlar todo desde el área metropolitana”, sentenció. “Dicen que no hay la capacidad (de asfalto), pero sí la hay. Lo que quieren es ayudar a unas compañías de asfalto del área norte”.

“No se puede adjudicar a uno o dos contratistas porque sean los amigos del alma”, añadió.

Ignorados en Salinas

Por su parte, la alcaldesa salinense Karilyn Bonilla Colón, informó que su municipio fue excluido por completo de los proyectos anunciados de Abriendo Caminos.

Más aún, denunció que un total de nueve comunicaciones escritas dirigidas al Secretario de DTOP, Carlos Contreras Aponte, para indagar sobre los planes de la agencia para atender las necesidades en Salinas han sido ignoradas.

“En nuestro municipio hay 73 kilómetros de carreteras estatales y en estos momentos el DTOP no está haciendo absolutamente nada para darles mantenimiento”, sostuvo.

“Con el huracán María, las carreteras y puentes se vieron afectadas por derrumbes y otros daños, pero más allá de las medidas de emergencia que se tomaron inicialmente, no sabemos cuál es el plan de trabajo para corregir de manera permanente todas esas carreteras que han quedado en mal estado”, abundó.

Según explicó la Alcaldesa, las carreteras estatales en su municipio han quedado totalmente desatendidas desde que el DTOP optó por no renovar un convenio con el municipio -el cual expiró en junio de 2017- para el mantenimiento de las vías estatales.

De hecho, Bonilla Colón indicó que el DTOP aún le adeuda a su municipio casi $100 mil que debió desembolsar como parte del último convenio del año fiscal 2016-2017, y para el cual el ayuntamiento realizó los trabajos.

“El convenio existía porque el Municipio hacía el trabajo más rápido, más eficiente y a un menor costo. Lo que nos asignaban en realidad no cubría el costo total de los trabajos que hacíamos, pero en ánimo de colaborar y atender esta problemática, todos los municipios con convenio lo estábamos haciendo”, explicó la Alcaldesa.

“Pero nos quitaron el convenio y tampoco han asignado brigadas fijas. Las carreteras están en total abandono”, continuó.

Bonilla Colón, además, dijo desconocer cuál es el plan de trabajo del DTOP en la autopista PR-52, toda vez que opinó que los trabajos que ahí se realizan son insuficientes para atender la amplia gama de problemas en la vía.

“A pesar de que hemos visto que están haciendo un bacheo, entendemos que eso no va a resolver el problema en su totalidad. En lo que va de año se han registrado cerca de 30 accidentes en la PR-52, algunos de estos fatales”, sostuvo.

“Hay que trabajar con la iluminación, hay que pintar las líneas amarillas, instalar ‘ojos de gato’ y trabajar medidas de mitigación para los derrumbes que se están registrando, especialmente en el tramo que va desde el Albergue Olímpico hacia el municipio de Cayey”, continuó.

A la expectativa en Villalba

Por último el alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández Ortiz, indicó que se ha quedado esperando el inicio de mejoras prometidas para la PR-151 y varias carreteras secundarias y terciarias, como parte de Abriendo Caminos.

“Se nos dijo (en agosto) que eso iba a comenzar en octubre porque faltaba culminar el proceso de adjudicación de subasta. Pues ya estamos a mediados de noviembre y no han comenzado los proyectos en ningunas de las carreteras en Villalba”, dijo.

“La PR-151, que transita de Villalba a Orocovis, tiene nueve o diez kilómetros que están prácticamente intransitables. El resto son carreteras secundarias y terciarias que dan acceso a diferentes comunidades y que hemos reclamado que se incluyan en el proyecto de Abriendo Caminos. Tengo entendido que se incluyeron, pero tampoco han comenzado”, añadió.

La colaboración del DTOP en el mantenimiento de carreteras estatales en Villalba fue descontinuado hace tres años cuando la agencia desistió de renovar su convenio con el Gobierno Municipal. Hasta entonces el DTOP asignaba cerca de $300 mil al año para bacheo y mantenimiento de áreas verdes.

Desde entonces, el ayuntamiento ha utilizado brigadas del municipio para asumir parte de las tareas, pero según reconoció el Alcalde, sin la asignación del DTOP es imposible mantener todas las carreteras que son responsabilidad del Estado.

“Nos hemos reunido con las comunidades para explicarles que hemos tenido que dejar de trabajar en las carreteras secundarias y terciarias para enfocarnos en las principales porque el DTOP las abandonó. Eso nos ha creado un disloque”, explicó.

“Las propias comunidades son las únicas que nos han ayudado en esto”, concluyó.

Tres alcaldes de la región sur coincidieron en que el mal estado de las carreteras en sus municipios no figuran entre las prioridades del Departamento de Transportación y Obras Públicas. De izquierda a derecha, Ramón Hernández Torres (Juana Díaz), Karilyn Bonilla Colón (Salinas) y Luis Javier Hernández Ortiz (Villalba).

 

Recuperado de: https://www.periodicolaperla.com/denuncian-alcaldes-dtop-ignora-decenas-de-carreteras-deterioradas-en-la-region-sur/